Content

¡Elige una de las siguientes novelas para empezar a leerla!

Innumerevoli Lacrime: Una Promesa Rota | Cap. 8: Loca Por 100mpre

25/10/13
     -¡De compras! -dijo Stella casi gritando. Bloom no pudo contener su risa: era casi obvio que Stella iba a decir eso.
     -Ok, Stella, como tú digas -rió Bloom, olvidando el terror que había sentido esa misma mañana.
     -Y bien, ¿¡qué esperamos!? -gritó Stella y prácticamente jaló a Bloom fuera del castillo, mientras ella y las demás Winx reían y Bloom trataba de no tropezarse con sus propios pies.
     -Y dime, ¿después de ir de compras qué haremos? -preguntó Bloom apoyándose en el hombro de Stella mientras ella caminaban por el jardín.
     -Lo pensaremos más tarde -sonrió Stella. Bloom dio un suspiro.
     -Ay, Stella...
     -Espera, ¿vamos a Gardenia? -exclamó Musa, viendo a Stella sacando su cetro.
     -¡Claro! -respondió Stella como si fuera lo más obvio del mundo.
     -¿No podríamos ir a un centro comercial de Magix, Stella? -preguntó Flora.
     -¡No! -dijo Stella, abriendo el portal- ¡Vamos, entren! -dijo mientras ella entraba al portal y las otras la seguían.
     -Tú sólo quieres ser el centro de atención... -bromeó Bloom.
     -¡Siiileeenciooo! -cantó Stella.
     -¿No deberíamos invitar a los...? -empezó a decir Aisha.
     -¡No! -interrumpió Stella- Y bien, ¡ya llegamos!
     Las Winx estaban en el centro comercial de Gardenia, en el que alguna vez habían ido para buscar la Lilo. Pero ellas no habían hecho una entrada muy "llamativa", y por lo tanto ninguna persona les prestó atención. Las Winx estaban en el centro del salón, donde la gente no caminaba mucho.
     -¡Oigan! -gritó Stella agitando los brazos-. ¿No nos han visto? ¡Somos las Winx! -de repente Flora le jaló del brazo.
     -¡Déjalo, Stella! -rió ella-. Si no nos prestan atención, no importa. Además, hemos estado mucho tiempo sin entrar en acción.
     Stella se liberó de Flora.
     -¿Estás diciendo que quieres volver a tener un enemigo como en los viejos tiempos? -bromeó.
     -¡Stella! -gritaron todas las Winx.
     -¡Ok, ok, ya entendí, no quieren! -rió Stella mientras se rascaba la nuca- Y bien, ¿qué le parece sí...? -pero Stella no pudo terminar la frase, porque lanzó un grito y se acercó a una tienda.
     -¡Y ahí va! -gritó Aisha y todas rieron. Stella observó el vestido que había llamado su atención unos segundos y se volteó de inmediato.
     -¿No les parece hermoso? -exclamó- ¡Tengo que comprar ese vestido cocktail anaranjado de Sung Boutique, y ya!
     -Tienes razón, es hermoso -dijo Roxy dando unos pasos adelante.
     -Espera, ¿cómo sabes que de Sung Boutique? -dijo Bloom.
     -¿Qué no es obvio? -dijo Stella. Bloom se dio una palmada en la cara.
     -Vaya, una respuesta detalla es sin duda una respuesta detalla -dijo Musa con sarcasmo.
     -¿Flora, tienes dinero? -preguntó Stella sin prestar atención a Musa.
     -¿Tenemos dinero? -preguntaron varias Winx al unísono. Stella suspiró.
     -Nah, olvídenlo, yo tengo el mío -dijo sacando su billetera mientras entraba en la tienda-. Ciao!

(Escuchar Mientras Leen)

     Las Winx no tuvieron que esperar ni 2 minutos. Stella ya había regresado.
     -¡Oh, sí! -gritó conteniendo su alegría-. Bien, ahora sí nos podemos ir, ¡vamos, vamos! -insistió empujando a sus amigas a una tienda cercana. Al entrar a la tienda, Stella jaló a Bloom hasta un cambiador de ropa y le lanzó un vestido- ¡Ah, lastima, olvidé que aquí no hay probadores mágicos! -se dijo entre dientes-. ¿Podrías apurarte, Bloom? -gritó y las demás se rieron. Bloom salió del probador usando un vestido con volados rosa pálidos y dibujos de flores de color azul oscuro con un bolero azul marino con mangas larguísimas.

FanArt de florainbloom de DeviantART

     -¿Qué tal? -preguntó Bloom. Stella lanzó un grito.
     -¡Oh, no, ese vestido es para mí! -bromó Stella.
     -¡Ja, ja, ja! -rió Bloom-. ¡No! -dijo severamente.
     Durante todo el día desde las 7:00 a.m. hasta las 7:00 p.m. las Winx compraron y compraron ropa hasta ya no poder. Obviamente, descansaron, fueron a restaurantes a comer y charlar y reír, contando anécdotas y chistes. Reían como locas y recibían unas cuantas miradas, pero a ellas no les importaba. Misteriosamente, Gardenia tenía las tiendas de ropa más famosas del mundo, pero antes de que las Winx se preguntaran como era eso posible, Stella ya se fijaba en un vestido de la tienda y arrastraba a sus amigas hasta allí.
     -Déjame ver -empezó a decir Roxy suspirando-; hemos ido a las tiendas Zara, Adidas, Nike... ¿Espera por qué hemos ido a tiendas de deporte?
     -¡Porque sí! ¿Hello? ¡Los chicos, regalos! ¿Acaso han olvidado su existencia? -gritó Stella. Roxy parpadeó unas cuantas veces y volvió a la lista.
     -Um.. Hermes, Chanel, Louis Vuitton, Dior, Burberry, Fendi, Versage, Gucci, Giorgio Armani, Prada... Oh por Dios.
     -¿Una tienda se llama "Oh por..."? -empezó a decir Aisha pero fue interrumpida por Stella.
     -¡No! -gritó ella mientras observaba un vestido azul oscuro que llegaba hasta el piso que estaba en la vidriera.
     -Hemos comprado en las tiendas más lujosas del mundo y todas están en Gardenia, ¿qué clase de brujería es esta? -bromeó Roxy.
     -No es bujería, es magia -sonrió Bloom-. Oigan, ¿y Stella?
     -¡Aquí! -llamó la rubia, que estaba parada junto a la puerta de la tienda.
     -Fue a la cajera tan rápido... -suspiró Tecna.
     -Así es ella cuando va de compras -dijo Musa. Stella salió de la tienda y todas la siguieron.
     -Stella, ¿no te parece que tenemos demasiados bolsas de ropa? -preguntó Flora.
     -¡Bah, podemos hacer que floten con magia! -respondió Stella- ¡Oh, miren esos zapatos! ¡Vamos! -se fue corriendo hasta la tienda y todas la siguieron mientras reían- Ah, miren esto -dijo contemplando la tienda-. Zapatos diarios, de trabajo, deportivos (no es como si fuera a comprar unos así), mules, taco, de plataforma, botas... ¡Ay, botas!
     -Tú no has cambiado en nada, ¿verdad, Stella? -comentó Bloom.
     -No, ¡y por eso soy tu mejor amiga! -respondió Stella, y le lanzó unas botas negras-. ¡Pruébatelo!
     -No, Stella, por favor, ya es...
     -¡Porfis! -Bloom cerró los ojos y tragó saliva.
     -¡Ok, como usted diga, su Majestad! -rió. Se dirigó a una banca y Stella la siguió.
     -Son zapatos de Charlotte Olympia -dijo Stella.
     -Eso es, estás loca -dijo Bloom con una sonrisa en su rostro mientras se probaba las botas.
     -Para toda la vida -dijo Stella y se sentó junto a Bloom-. Te quedan bien...
     -Gracias... Pero no me gusta el negro -la sonrisa se había borrado de los labios de Bloom. Stella volteó a ver donde estaban las demás y al ver que estaban lejos se volvió a Bloom, con preocupación reflejada en sus ojos. Puso su mano sobre su hombro.
     -¿Estás bien? -preguntó.
     -Si, de maravilla -respondió Bloom forzando una sonrisa.
     -¿Las pesadillas han vuelto? -murmuró Stella. Bloom sacudió la cabeza.
     -No... Para nada, estoy bien, Stella -dijo ella. Stella sonrió y abrazó a su mejor amiga.
     -Todo estará bien -dijo Stella- ¿Quieres saber quiénes son los diseñadores más famosos del mundo? -Bloom dejó escapar una risita de sus labios.
     -Adelante... -dijo mirando a Stella a los ojos. Las dos se levantaron.
     -Pero si no te gustan esas botas, ¿me las puedes regalar? -preguntó Stella
     -Jaja, claro -respondió Bloom.
     -¿Y tus botas? -preguntó Roxy cuando ya las Winx habían salido de la tienda.
     -Con Stella -dijo Bloom al mismo tiempo que Stella decía "Conmigo".
     -¿Por qué no me sorprende? -dijo Roxy sarcásticamente.
     -Bueno, son las 6:00 p.m., deberíamos irnos, ¿no creen? -dijo Tecna.
     -¡7:00 p.m.! -exclamaron algunas Winx.
     -¿Estás segura, segurisisisisísima de que son las 7 de la noche? -insistió Flora.
     -Claro, ni que estuviera ciega.
     -Vaya, el tiempo si pasa rápido -comentó Bloom.
     -Creo que deberíamos regresar a casa, quiero decir, tus padres pueden estar preocupados -dijo Flora.
     -Bueno, disfrute este día -dijo Stella- ¡Ahora vamos a Domino! -gritó y abrió un portal a Domino.

Hola, siento la demora pero es que estoy resfriada y me duele muchísimo la garganta y tengo mucho moco y eso y me siento pésima. Pero al menos publiqué el capi... Ay, me siento terrible, suerte que hoy voy al doctor y falté al colegio, ¡muajajaja!

5 comentarios:

camila giselle es at: 25 de octubre de 2013, 3:26 dijo...

no te preocupes tranquila deja que se te quite el resfriado y asi podras sentirte mejor como para publicar capis curate pronto!!!

Megan12450 at: 25 de octubre de 2013, 4:37 dijo...

XD ¡Muchas gracias!

Mish at: 25 de octubre de 2013, 5:04 dijo...

Hola ...

Es mejor q te sientas bien para publicar asi q te mejores xD yo esperare

Megan12450 at: 25 de octubre de 2013, 5:09 dijo...

¡Hola! XD
¡Jaja, ok te haré caso!

Mish at: 26 de octubre de 2013, 0:37 dijo...

Es lo mejor... xD jahahjaaja

Publicar un comentario

Translate

Seguidores

Seguir por Email

Vistas en total

Mis blogs