Content

¡Elige una de las siguientes novelas para empezar a leerla!

Innumerevoli Lacrime: Una Promesa Rota | Cap. 6: El Fantasma De Daphne

9/10/13
Cuando Stella cerró la puerta Bloom se sentó sobre su cama y suspiró. En esos momentos se sentía muy suertuda de tener unas amigas como las Winx, que la apoyaban y ayudaban. Apoyó el codo en su pierna y puso su mano debajo de su mentón. Ella suspiró otra vez y miró su habitación, perdida en sus pensamientos.
   -Tantas cosas que pensar... -se susurró. Pero el cansancio volvió a su ser y sus párpados se empezaron a cerrar poco a poco. Finalmente sus ojos se cerraron, pero la imagen de la primera pesadilla volvió a su mente. Jadeando de horror, Bloom abrió sus ojos rápidamente y se apoyó contra la pared mientras se cubría el rostro.
     Más imágenes de las pesadillas volvieron a su mente y Bloom se paró de un salto. Se tambaleó y Bloom vio a Domino en llamas por un segundo. Le empezó a doler la cabeza.
     -No, Daphne, yo tengo que ir a verte, Daphne -jadeó Bloom dirigiéndose a la puerta.

(Escuchar Mientras Leen)

Imagen de Winx Club All
     Bloom se encaminó a la habitación de su hermana como sea. Ella corrió, sintiendo que algo la perseguía. Ignoró todas las personas que la saludaban y preguntaban como se encontraba; ella sólo veía imágenes del ataque a Domino. Al entrar al cuarto de Daphne, cerró la puerta de prisa y se apoyó contra ella.
     -¡Daphne, yo...! -empezó a decir Bloom pero se interrumpió cuando vio a su hermana mayor por primera vez después del baile.
     Daphne estaba echada en su cama con muchas vendas alrededor de su cuerpo, pero al parecer nada grave. Tenía algunos moretones en el rostro. Podía respirar y abrir los ojos, pero no pararse o moverse por su cuenta. Pero lo más sorprendente era que se podía ver a la Daphne fantasma en ella: su máscara, su corona y su vestido. Pero se podía ver a la Daphne humana. Bloom se quedó muda.
     -Hola, hermanita -dijo Daphne suavemente. Ella aún no podía hablar como siempre. Bloom miró al suelo.
     -Tienes que saber, que no fue mi intención hacerte daño -murmuró Bloom-. Fue sólo que... Que... -su voz se quebró, no sabía como explicárselo a su hermana, ¿Cómo le dirías a tu hermana que tú viste visiones de ella siendo una asesina?
     -¿Sí? -preguntó Daphne levantándose un poco de su cama, causándole dolor pero trató de ocultarlo. Bloom suspiró y miró a su hermana. Cada vez que trataba de hablar las palabras no eran capaces de dejar sus labios.
     -Yo... -murmuró Bloom, ahora tratando de evitar hacer contacto con los ojos de su hermana-. Yo ví... Visiones... -Bloom tragó saliva. Daphne se levantó un poco más de su cama, aguzando el oído-. Las visiones era de... Eran siempre lo mismo... Pero, lo que quiero decir es que; significaban casi lo mismo pero... Ay -Bloom no sabía como explicarse.
     -Continúa -comentó Daphne. Bloom sacudió la cabeza.
     -Fueron tres -dijo ella con voz más firme-. La primera era... de las Winx y yo tocando un concierto y yo salí a buscar a mis padres, y una... Persona, los mató -los ojos de Daphne se agrandaron-. La segunda fue... -Bloom trató de recordar y al mismo tiempo pensar en qué decir para no mencionar que Daphne era la asesina. Se demoró un rato.
     -¿La segunda fue...? -preguntó Daphne amablemente. Bloom empezó a temblar ligeramente.
     -Domino en llamas -la voz de Bloom se apagó y Daphne trató de esconder su horror-. Una... Una persona estaba luchando con mi otra yo, y me mató. Y la tercera... -Bloom paró de repente para limpiarse las lágrimas.
     -¿Qué pasó en la tercera? -preguntó Daphne con voz temblorosa.
     -En la tercera... -empezó a explicar Bloom-. Era un baile... Y había una chica, de 17 años por lo menos. Se parecía tanto a nosotras -Bloom sonrió levemente, recordando cuando hermosa era la chica, su hija-. Pero a la vez era tan diferente -su sonrisa se esfumó recordando lo que estba a punto de relatar.
     -Pero algo malo pasó, ¿verdad? -dijo Daphne ahora sentada en el borde de la cama, con la Daphne fantasma aún dentro de ella. Bloom asintió.
     -Sí -murmuró mientras las lágrimas empezaban a salir-. Sí, esa persona, tú ya sabes quién... La mató... Creo... -Daphne movió la cabeza, como si ya se hubiera esperado ese final-. Ella dijo que era mi hija.
     -¿Ella? -Bloom temió por un momento que había revelado la identidad del asesino con sólo haber dicho el género.
     -Sí, ella, mi hija -mintió Bloom-. Mi hija me dijo eso.
     -¿...Tu hija? -repitió Daphne con horror. Bloom se cubrió el rostro.
     -Daphne, necesitas decirme que significa esto, porque yo, yo no le veo significado -murmuró-. Tienes que ayudarme. ¿Y qué si esto es una amenaza, y qué si Domino si va a caer en cualquier momento? -Hubo un momento de silencio.
     -Dices que esa persona mató a nuestros padres, a ti y luego a tu hija; ¿verdad? -preguntó Daphne, Bloom asintió ligeramente-. ¿No crees que está tratando de eliminar los Poseedores de la Llama del Dragón, Bloom? Uno, por uno. En diferentes épocas.
     -Tal vez... -dijo Bloom.
     -¿Pero dónde estoy yo? -Bloom tembló ligeramente, ella no quería que su hermana descubriera que ella misma había matado a su familia.
     -No lo sé -susurró Bloom desviando la mirada-. No lo sé, Daphne... ¿Tal vez tu ya estabas muerta? -mintió. Ella sabía que una sola mentira o algún cambio podía cambiar el pensamiento de su hermana y darle una idea equivocada de lo que las pesadillas significaban, pero sentía que tenía que esconderlo.
     -Una cosa que no tiene sentido, al menos para mí -empezó a decir Daphne-. Es, ¿por qué me atacaste en el baile?
     -Tal vez, yo estaba viendo otra cosa, digo, una ilusión, tu sabes. ¿Alguna otra idea? -interrumpió bruscamente Bloom. Daphne advirtió que su hermana estaba actuando algo extraña, le estaba escondiendo algo.
     -¿Qué tratas de esconderme? -pensó, cerrando los ojos. Respiró hondo y se dirigió a su hermana. Bloom tembló ligeramente y trató de evitar contacto con los ojos de Daphne, temiendo que ella descubriera la verdad. Pero no podía quitar los ojos de la figura fantasmagórica de Daphne en su cuerpo humano.
     -¿Por qué el fantasma está dentro de ti? -murmuró Bloom- ¿Acaso estás entre la vida y la muerte? -Daphne se encogió de hombros.
     -Algo así -suspiró. Ella agarró las manos de Bloom y las junto.
     -No quiero que te mueras -susurró Bloom, mirando la luz que emanaban de las manos de Daphne.

Foto de Winx Club All

     -¿Quién dijo que lo haría? -preguntó Daphne con un poco de tristeza.
     -...Yo hice esto -dijo Bloom tratando de evitar que las lágrimas salieran de nuevo-. Es mi culpa. Lo siento -Daphne posó su mano en la mejilla de su hermana y la acarició suavemente.
     -Bloom -empezó a decir ella suavemente-. Recuerda, que tu siempre podrás confiar en mí.
     Bloom sintió un escalofrió cuando oyó esas palabras por alguna razón. Algo en ella le decía que Daphne mentía... No, no podía ser posible.
     -Ok... -dijo Bloom tímidamente. Parpadeó repetidas veces-. Ok -respiró hondo y cerró los ojos por un instante, pero vió a Daphne encapuchada. Bloom se sacudió y cubrió el rostro-. Ay no... -susurró.
     -¿Estás bien? -preguntó Daphne.
     -Sí, sí -dijo Bloom al parecer ignorando la pregunta. Suspiró-. Daphne, tengo que irme. Me alegra que estés bien.
     -Adiós -dijo Daphne y le dió un abrazo.
     -Adiós -susurró Bloom con una sonrisa. Ella salió de la habitación y dió un suspiro de alivio-. Matar a los Poseedores de la Llama del Dragón -se dijo, repitiéndo las palabras de Daphne-. Matar a los... Poseedores de la... Llama del... -sus ojos se agrandaron y corrió hacia su próxima destino.

2 comentarios:

Anónimo at: 10 de octubre de 2013, 1:16 dijo...

Me encanta tu novela,espero que inspires a otras escritoras a que sigan sobre el signo WINX

Megan12450 at: 10 de octubre de 2013, 8:46 dijo...

¡Gracias! :D Yo creo que ya les di y daré inspiración ;)

Publicar un comentario

Translate

Seguidores

Seguir por Email

Vistas en total

Mis blogs