Content

¡Elige una de las siguientes novelas para empezar a leerla!

Innumerevoli Lacrime | Una Promesa Rota | Cap. 15: ¿Cómo Sonreír Sin Ella? (Avance | El Sueño Dorado)

13/7/14

   (Escuchar Mientras Leen)
De algún modo, todo lo que Daphne podía ver era pura oscuridad, si acaso ella podía ver. Sus manos frente a ella eran completamente invisibles, y sus pies sólo caminaban sin rumbo y tropezaban con nada más que un piso negro... Si siquiera había un piso en aquel oscuro, pero muy oscuro sueño.
 lecompanion | tumblr
¿Dónde estoy?
Estás en el lugar donde todas las cosas comenzaron y en donde todo terminará.
   Ella sabía que era un sueño. Y si no lo era, ¿qué otra cosa podía ser? Ella siempre se encontraba a sí misma caminando, preocupándose, y temiendo. Parecía que el tiempo en aquel lugar no existía, o simplemente paraba, pero para ella, todo parecía una eternidad; atrapada en una pesadilla sin fin. Daphne siempre caminaría, y caminaría y caminaría hasta que sus piernas no pudieran más. Ella caería sobre sus temblorosas rodillas, se sentaría sobre el frío e invisible suelo y descansar su barbilla sobre sus rodillas, sus brazos acercándolas a su pecho. Ella querría consuelo, ella querría alguien ahí para ayudarla, alguien que le dijera que todo iba a estar bien, dentro y fuera del sueño, en la fantasía o en la realidad, día y noche, para ella; y para su hermana.
¿Están ellos a salvo? ¿Está todo bien?
Todo estará bien.
   Daphne siempre estaría demasiado cansada para pensar cuando ese momento llegada y solo unos rápidos pensamientos cruzaban su mente, y se iban tan rápido como vinieron. Ella trataría de dormir, de descansar, de hacer cualquier cosa menos recordar donde en verdad estaba. Ella trataría de pensar “esto no es nada más que un sueño|, pero eso de nada serviría, porque no había salido, y sabía, o al menos pensaba, que aquella pesadilla era completamente real y no había algún escape.
¿Estoy soñando?
Lo estás. Pero si despiertas o no, esa es tu decisión.
   Y entonces ella la oiría.
¿Quién es ella?
La Verdadera Reina de Domino. Tú la conoces, estoy segura de ello.
   Una voz, una suave, pero clara voz. Era como una melodía, una canción, o incluso la música misma. Las notas harían eco en el salón oscuro, y parecía que hacía la oscuridad retroceder. Y tenía un extraño efecto sobre Daphne. Ella empezaba a sentir que la vida volvía a su espíritu, esperanza. La hermosa voz the aquella persona invisible le hacía recordar todos los lagos, ríos, los vastos y azules océeanos; y cada pequeña gota de lluvia que cayó del cielo en los tiempos de su ya olvidada niñez. Le hacía recordar todas las cosas que eran queridas para ella, aquellas personas que ella quería con toda su alma y corazón, aquellos por los que ella se sacrificó para asegurarse de que estuvieran a salvo lejos de las garras de la maldad. Todas aquellas cosas por las que valían la pena vivir, todas aquellas pequeñas cosas, aquellas palabras que alumbran la mente, aquellas sonrisas que valen más que nada, aquellas risas que animan al corazón nublado, aquellas manos que limpian las lágrimas y los brazos que abrazan a aquellos que necesitan consuelo.
badwolf | tumblr
¿Por qué están tan felices?
La sombra ha pasado, y ahora todo es puro y hermoso otra vez.
   Y ese sentimiento siempre la heriría.
¿Por qué no puedo ser feliz como ellos?
No es aún tu hora. Me temo que tu nunca sentirás su felicidad.
   Daphne no sabía por qué, o qué sentiría cuando la voz hablaba palabras que borraban el miedo, pero lo que sentía siempre la hería. Su corazón ardía, y sentía el dolor que uno siente una vez que es acuchillado y lágrimas siempre rodaban por sus mejillas. Pero esas eran lágrimas eran de una profunda pena, y no de una felicidad incontrolable. Pero lo que creía le preocupaba más, era el hecho de que todos esos océanos y lagos y ríos y gotas de lluvia, y todas aquellas cosas que representaban su vida y poder... No eran más que unas memorias indistintas en su mente, y no lograba recordarlas claramente.
   Sólo entonces, la voz le hablaría a ella, y solamente a ella. Ella no entería sus palabras, que no cobraban sentido para sus oídos, pero su mente encontraba el significado de alguna manera, y luego entendería el mensaje que le era dicho. Y eso la haría llorar una vez más, involuntariamente.
¿Por qué estoy llorando?
Las lágrimas son sólo sentimientos que no puedes evitar dejar salir.
   Sólo eso ella sería capaz de recordar, porque entonces ella se despertaría en su habitación, perdida y preguntándose dónde estaba ella ahora. Esas fueron sus noches por muchos días, o tal vez incluso más, no sabría decir. El tiempo ya no mantenía ningún significado para ella, y para ella, el tiempo no era más que un momento en donde uno perdía algo querido, o una increíble oportunidad. El tiempo para ella, era un obstáculo para todo y se llevaba las cosas preciosas de la gente como las manos arrancaban la planta de la tierra.
¿Por qué no puede el tiempo simplemente parar y no dejar nada malo volver?
El tiempo no funciona como eso. Máquinas del tiempo pueden ser creadas para parar el tiempo pero la gente traería más mal que bien. La única manera de vencer la oscuridad es manteniéndose fuerte y nunca caer.
   Y una vez más Daphne se encontraba merodeando sola en la oscuridad, sin esperanza de despertarse pronto. Viendo que no había otra posible opción, la ninfa optó por caminar hasta que algo pasara: hasta que el dragón viniera, hasta que aquel típica terremoto destrozara su fantasía, o hasta que aquella voz le hablara. El que viniera primero.
¿Qué es lo que están esperando?
Están esperando un nuevo día, un nuevo amanecer y un nuevo comienzo.
   Luego de lo que pareció horas de caminar en las sombras ella via algo extraño en la lejanía. Era blanco, claro, y puro. Un nombre para aquella cosa ella no podía ponerle, o lo había olvidado por el momento, pero sabía que se trataba de algo que ella nunca sería capaz de tocar o sentir en sus dedos. Su curiosidad fue más grande que su miedo a las cosas en aquel lugar y Daphne se acerco a ello. La blancura creció e ilumnió el piso, y Daphne se dio cuenta de que este era de un color café. Pero antes de que pudiera decir una sola palabra, sus ojos se posaron en algo que ella nunca creyó encontrar en sus sueños de ahora.
¿A dónde va ella?
Ella está dejando todo lo que alguna vez llegó a amar, ahora su tiempo se ha acabado y ella debe dejar este mundo y esperar por la Nueva Tierra.
(Escuchar Mientras Leen)
   Luz. Eso era lo que ahora veía. No podía creer que había llegado hasta el punto de olvidar algo que podía ser su salvación en una situación como en la que ella se encontraba en esos momentos. Había visto negro por tanto tiempo ya y ahora todo era brillante otra vez, y sintió la necesidad de cubrirse los ojos. Tomó unos cuantos pasos adelantes y luego quitó la mano que estaba sobre su rostro. El lugar en el que ahora se encontraba era amplio, y había un suelo y un techo y paredes. Daphne se sintió desconcertada. Las paredes eran doradas, tanto que ella se preguntó si era oro verdadero o no, y las columnas blancas como la nieve. Flores de diferentes tipos y colores decoraban el lugar y sus pequeñas ventanas. Una cortina carmesí cercana a la ninfa era levantada suavemente por el viento de afuera, tanto que Daphne pudo ver que era de noche, el cielo cubierto de estrellas blancas y brillantes. Era una hermosa vista, y amo la noche más que nunca.
   Pero el firmamento azul no fue la única cosa que sorprendió a Daphne, también había gente en lo que parecía ser un salón de baile. No podía decir si la ocasión era una fiesta o una discusión sobre temas importantes que mucha gente no lograría entender. Todos los invitados estaban vestidos de la forma más elegante, y mantenían expresiones serias en los rostros, y muy pocos sonreían. Daphne se sintió, de algún modo, intimidada por gente así como ellos.
   -¿Dónde estoy? –se preguntó a sí misma.
Estás en el lugar donde todas las cosas comenzaron y en donde todo terminará.
   Pudo oír aquella dulce voz dentro de su cabeza. La reconoció de inmediato. Era aquella voz que era la consolaba y la hacía llorar sin motivo alguno. Se sintió aliviada, feliz de tener a aquella persona junto a ella. Pero luego ella pensó en su respuesta y pensó: ¿que quería decir? Nunca le gustaron los acertijos, y este era ahora uno de ellos. Estaba demasiada cansada y soprendida como para ponerse a pensar en alguna respuesta que tuviera completo sentido. Pensó en preguntar el significado, pero prefirió dejarlo de lado. Su mente se volvió de repente hacia su familia, más que nada su querida hermana. Una parte de su ser se preocupó por su bien, temiendo que sus padres o ella fueran heridos por su culpa y preguntó:
   -¿Están ellos a salvo? ¿Está todo bien?
   Y la mujer respondió: -Todo estará bien.
   Aquellas eran las tres palabras que Daphne quizo oír por mucho tiempo, y ahora que las oía, no sabía que pensar. Había aprendido que la frase “todo va a estar bien” era una que los adultos decían para calmar a los niños asustados. No sabía si esta vez lo que ella decía era verdad o solamente dicho para calmarla.
   -¿Estoy soñando? –preguntó otra vez.
   -Lo estás. Pero si despiertas o no, esa es tu decisión –pudo oír a la voz decir.
   Daphne tembló con solo pensarlo: el poder de volver a la realidad o quedarse en las fantasías de uno. Nunca había oído de una cosa parecida. ¿Acaso era eso posible? ?El escaper de los problemas de uno soñando e imaginando cosas que nunca llegaría a pasar? ¿No era eso lo que quería? ¿Huir?
   Pero sus pensamientos sobre aquel tema desaparecieron de repente, pues se dio cuenta de que el silencio había caído sobre el salón de baile, y se empezó a preguntar cuál era la razón de aquello. Miró en la dirección en la que todos los invitados miraban, y vio una mujer bajando las largas escaleras. Y ella era hermosa. Su piel de porcelana, sus ojos tan llenos de vida y del color del cielo más azul y despejado de nubes; su mente llena de sabiduría y su cabello rojo como el fuego. Llevaba un largo vestido rosa suave, tan suave como los pétalos de una rosa en flor y en su frente había una corona plateada. Daphne sintió un profundo respeto por aquella mujer. Había visto muchas cosas a travé s de su larga y casi eterna vida, tanto bellas como horribles, y había pasado por mucho. Y en el fondo, ella sabía, aquella mujer escondía una profunda pena: pena por algo perdido, sin esperanza de ser recuperado. 
Las ropas que ella llevaba fueron suficientes como para dejar saber a Daphne que se trataba de una princesa, o incluso una reina. Era tan joven como los primeros capullos de la primavera, pero también tan anciana como un árbol marchito que ha vivido muchos inviernos, aunque por fuera no se notaba. Parecía joven y llena de vida.
   -¿Quién es ella? –murmuró Daphne.
   -La Verdadera Reina de Domino. Tú la conoces, estoy segura de ello.
lecompanion | tumblr
La mujer bajó las escaleras y caminó hasta el centro del salón, mientras el silencio reinaba el lugar y todos los ojos seguían sus pasos. La multidad estaba agrupada en las esquinas y bordes del salón, dejando el centro completamente vacío, como si un baile fuera a punto de ocurrir. Pero no lo hizo. La mujer paró en su lugar y de entre la gente agrupada, un hombre vestido con una armadura con una capa roja salió a su encuentro. Ambas personas no dijeron palabra alguna una vez que estuvieron lo suficientemente cerca, y la ansiedad empezó a crecer entre los invitados. Pero de repente la mujer rió alegremente, y abrazó al soldado. El hechizo se rompió, y aplausos y gritos de alegría fueron oídos. La reina de Domino le dijo algo al hombre mientras lo abrazaba tiernamente, pero muy pocos, o nadie, oyeron lo que le fue dicho.
   El lugar se volvio más alegre que nunca. Algunos empezaron a bailar, otros a conversar en voz alta sin importarles cuanto ruido hacía, otros a traer la comida y las bebidas; parecía que la verdadera había empezado, y todo gracias a un simple abrazo y una melodiosa risa.
   Aquella fiesta fue larga en verdad, pero para Daphne sólo le parecieron unos pocos minutos. Siempre tenía preguntas o dudas en la cabeza, como un pequeño niño que va al cine con sus padres y no llega a disfrutar la película por falta de entendimiento.
¿Por qué están tan felices?
¿Por qué no puedo ser feliz como ellos?
¿Por qué estoy llorando?
¿Por qué no puede el tiempo simplemente parar y no dejar nada malo volver?
¿Qué es lo que están esperando?
¿A dónde va ella?
   Y todas las veces, ella estaría allí para responderle.
La sombra ha pasado, y ahora todo es puro y hermoso otra vez.
No es aún tu hora. Me temo que tu nunca sentirás su felicidad.
Las lágrimas son sólo sentimientos que no puedes evitar dejar salir.
El tiempo no funciona como eso. Máquinas del tiempo pueden ser creadas para parar el tiempo pero la gente traería más mal que bien. La única manera de vencer la oscuridad es manteniéndose fuerte y nunca caer.
Están esperando un nuevo día, un nuevo amanecer y un nuevo comienzo.
Ella está dejando todo lo que alguna vez llegó a amar, ahora su tiempo se ha acabado y ella debe dejar este mundo y esperar por la Nueva Tierra.
   Y no lograba entender por qué aquella voz aún seguía la acompañaba en sus sueños.
(Escuchar Mientras Leen)
Daphne sólo observó a los demás mientras que ellos celebraban el hecho de que el mal se había ido, para siempre, tal vez. En el interior, estaba celosa de la felicidad que ellos sentían, una alegría por la que ella daría cualquier cosa por sentir en aquellos momentos de miedo y dudas. Pero la mujer dijo que nunca sería capaz, y eso la entristeció tremendamente. Optó por disfrutar los minutos que aún le quedaban antes de que la fiesta terminara; quería sentir que era uno de ellos, feliz por haber ganado al fin. Pero por más que tratara, no podía.
   Después de un largo rato, Daphne parpadeó rapidamente. Y de pronto, vio que los invitados habían desaparecido.
   Observó con incredulidad el salón vacío, esperando una señal que le msotrara qué era lo que había ocurrido. Pero nada pasó y el único ser era ella en aquel lugar; sola.
   -Pero yo no hice nada –dijo con indiferencia. Volteó y miró cada sección y esquina de la habitación, pero no encontró a nadie más. Sintió por un breve momento que la voz la había dejado también. Miró a la dirección en donde la reina había estado conversando con su compañero antes, y vio en el suelo un solo y ancho libro de tapas guindas.
doctorwhoblog | tumblr
   Se acercó despreocupadamente sin temer cosa alguna. Se agachó y lo recogió del piso, viendo los detalles de la portada. Tenía en los bordes decoraciones como ramas doradas, y no había ningún dibujo que indicara cuál era su contenido. Sólo unas palabras escritas en el centro de la tapa, con letras finas y doradas:
La niña que huyó días antes de la Navidad.

10 comentarios:

Daniela Vasquez at: 14 de julio de 2014, 4:51 dijo...

Genial!! .. estupendo!!! ... amo tu novela
Espero anciosamente el proximo
Sigue asi
Porfiss publica mas seguido
♥Besos♥

Megan12450 at: 14 de julio de 2014, 7:07 dijo...

Gracias! Trataré de ublicar el siguiente lo antes posible! xD

Estrella guardiana de Alfea at: 14 de julio de 2014, 12:43 dijo...

Amo tu novela,escribes de fabula.Hoy mismamente me enganche a ella xd,espero que continues pronto.Besos de Estrella <33

WinxClubShines -Bloom at: 14 de julio de 2014, 15:20 dijo...

Wow, quedó muy... nikfhsfns haha
Publica pronto pls, me encanta :)

Megan12450 at: 14 de julio de 2014, 23:49 dijo...

Gracias! <3 En unos tres días tal vez estará el capi de Navidad (como desearía que fuera Diciembre U.U)

Megan12450 at: 14 de julio de 2014, 23:50 dijo...

nikfhsfns... *se ríe sin parar*
Ok, ok, no me estreses, estoy avanzando, paciencia xD

Anónimo at: 15 de julio de 2014, 1:25 dijo...

"poesía" en 2 palabras; tú novela!
FloraFlower

Megan12450 at: 15 de julio de 2014, 6:50 dijo...

Aawww! X3 Y eso que yo quiero ser poeta en el futuro c:

Anónimo at: 29 de julio de 2014, 6:33 dijo...

Vas a ser genial!
FloraFlower

Megan12450 at: 30 de julio de 2014, 6:00 dijo...

Gracias :D

Publicar un comentario

Translate

Seguidores

Seguir por Email

Vistas en total

Mis blogs