Content

¡Elige una de las siguientes novelas para empezar a leerla!

Innumerevoli Lacrime | Una Promesa Rota | Cap. 14, Pt. 2: Enferma De Culpa

14/6/14
Ahora que lo pienso, Bloom no está exactamente "enferma de culpa" como dice el título. Pero bueno, qué importa. Como dice la canción de Demi Lovato ♪ I really don't care ♪
ATENCION: Es súper largo. Lo lamento, me dejé llevar con esta "Michelle".

De bdens de tumblr
   -¿Y cómo has estado, Bloomy? –le preguntó Vanessa al hada, que estaba tomando tranquilamente una taza de café.
   Finalmente. Había llegado a su destinación. Luego de haberse escondido tantas veces, Bloom ahora podía ser ella misma junto con gente en la que ella estaba completamente segura de que podía confiar con todo su corazón. Esto era lo que quería. Paz, tranquilidad, una alegre conversación; y café. A pesar de que Vanessa y Mike habían sido solo sus padres adoptivos, ambos fueron las personas que la ayudaron y siempre estuvieron para ella por dieciséis años. Sin su ayuda, ella nunca hubiera sido la persona que era hoy. Sintió por unos instantes que quiza haber dejado la magia había sido una idea mucho mejor de lo que ella mismo pensó. Porque alguna vez la heroína de uan historia desea tranquilidad.
   -He estado mejor –respondió Bloom mientras tomaba otro sorbo de su café y sus manos sostenían la taza para calentarse, a pesar de que no hacía mucho frío-. Han habido cosas buenas y cosas malas, pero más que nada he estado... Bien.
   -¿Estás segura? –insistió Vanessa-. Si hay algo que te molesta, puedes hablarme.
   -Estoy bien, gracias –la evadió Bloom.
   -¿Y por qué has decidido venir aquí a Gardenia? –preguntó Mike, sentado en el mismo sofá que Bloom-. ¿Ha pasado algo verdaderamente malo?
   -No, no es nada. Sólo quería alejarme por un tiempo de la magia y todas esas locuras. Quiero un poco de tranquilidad, en una ciudad normal. Ustedes dos saben cómo soy, siempre huyendo de las cosas que... –pero Bloom paró subitamente y suspiró, no queriendo terminar la oración-... Nada.
   -Estás muy callada hoy –comentó su madre adoptiva.
   -Solo estoy cansada, eso es todo –Bloom forzó una sonrisa.
   Hubo un silencio incómodo. Lo único que se podía oír en la sala eran los lentos sorbos de café de la recién llegada.
   -Bueno –dijo Vanessa de repente, parándose de su asiento mientras miraba el reloj colocado en su muñeca-. Ya casi son las diez y media. La tienda abré a las once. Mejor me voy.
   -¿Puedo acompañarte? –preguntó Bloom, aunque no sabía por qué ella querría ir a una florería en esos momentos.
   -Por supuesto –sonrió su “madre” dulcemente. Ambas agarraron sus carteras y se dirigieron a la puerta.
   -Padre, ¿no tienes que trabajar hoy? –le dijo Bloom a Mike, volteando hacia atrás.
   -No –respondió él-. Yo no trabajo los sábados ni domingos.
   Bloom entonces lo abrazó y se despidió de él afectuosamente al igual que Vanessa.
   -Adiós, cariño –dijo ella. Bloom sintió un raro presentimiento y un ligero dolor en el corazón. Sentía como si estuviera presenciando una tierna pareja despedirse por última vez.
   -Yo nunca llegué a despedirse de mis seres queridos de la forma apropiada –pensó con tristeza-. Pero al menos no será la última vez.
   Vanessa y Bloom salieron de la casa hogareña y subieron al auto, con su madre conduciendo y el hada en el asiento delantero junto a ella. Su madre adoptiva prendió el vehículo y arrancó. Habían ya pasado unas cuantas cuadras cuando Bloom prendió la radio y buscó una buena canción que escuchar en el camino.
   -¡Oh, espera! Yo conozco esa canción –le dijo Vanessa. Bloom se acomodó en su asiento y escuchó. El cantante hablaba en inglés pero ella podía entender perfectamente lo que estaban diciendo, y el mensaje le hizo recordar muchas cosas que quería olvidar: 
You say yes, I say no
You say stop, I say go, go, go
You say goodbye and I say hello
Hello, hello
I don’t know why you say goodbye, I say hello
I say high, you say low
You say why, I say I don’t know
You say goodbye and I say hello
Hello, hello
I don’t know why you say goodbye, I say hello
   Hablaba de dos personas, y ellos siempre se contradecían. Mientras uno decía sí, otro decía no. Uno decía alto, y otro decía bajo. Uno decía adiós, mientras el otro decía un hola. Bloom no pudo evitar pensar en Daphne mientras escuchaba la canción. Sabía que había sido cruel irse sin avisarle luego de que su hermana le hubiera dado aquel collar (que ahora llevaba escondido en su billetera verde). Pero lo que aún era mucho más cruel y doloroso era que su propia hermana, en quien siempre había contado, iba a matar a su familia.
   Fue en ese momento cuando todo se repitió otra vez. Y peor que nunca.
(Escuchar Mientras Leen)
   La voz que cantaba la canción de un hola y un adiós se desvaneció de repente, como si alguien hubier apagado el aparato electrónico. Bloom miró a su izquierda, pero no vio a nadie. A nadie. El asiento de conductor estaba vacío, y el auto había parado. Miró la ventna que se encontraba a su costado, pero ahora todo estaba oscuro. Bloom pudo distinguir una casa hecha de madera, vieja y antigua. Era de noche, y no había ningún alma cerca, excepto ella misma. ¿Dónde rayos estaban?
   Bloom golpeó la radio, pero nada pasó. El GPS no funcionaba tampoco. Trató de desabrocharse el cinturón de seguridad, pero por alguna razón ella no podía. Miró a través de la ventana una vez más, con la desesperación evidente en la mirada de sus ojos. Podía sentir que algo iba a ocurrir, ya que sabía que otra vez se había transportado mágicamente a aquellas visiones. Ya estaba harta de ellas y no quería enterarse de nada más. El viento se hacía más fuerte fuera del auto, y Bloom juraba que podía oír voces murmurando. No lograba desabrocharse el cinturón.
   Lo último que hubiera hecho hubiera sido mirar fuera otra vez, pero algo en su interior le decía que eso debía hacerlo en ese mismo instante. Y así lo hizo. Entonces lanzó un grito y retrocedió lo más que pudo.
   -T... Tú –susurró con voz temblorosa.
   -Tú me dejaste –le dijo con voz grave y amenazante la figura, pero Bloom pudo advertir que la otra persona trataba de contener las lágrimas.
   -Sí, lo hice –dijo ella lentamente, como si reconociera su error por primera vez-. Lo hice, Daphne. Te dejé...
   -¿Acaso sabes cómo me sentí? –gritó Daphne, dando un paso adelante, solo ahí Bloom pudo verla claramente. Sus ropas habían sido rasgadas, como si hubieran sido rasguñadas mientras ella corría. Tenía moretones en el rostro y en sus brazos y piernas, y de su labio caía un delgado hilillo de sangre. Se notaba que había llorado.
   -¿Qué te pasó? –murmuró su hermana mientras la miraba de abajo a arriba con el terror visible en sus ojos- ¿Quién te hizo esto?
   -Tú.
   Las palabras llegaron a Bloom como si le hubiera dado un relámpago. No podía creerlo. La ninfa estaba amoretonada, golpeada, y sangrando. Ni en sueños sería ella capaz de herirla de tal manera, ¿cuál sería la locura que la estuvo controlando cuando atacó a su hermana, si en verdad lo hizo? No encontraba lógica en nada.
   -No –dijo sacudiendo la cabeza-. Yo nunca te haría esto, Da...
   -Lo hiciste, estúpida, ¡no mientas! –le interrumpió Daphne-. ¡Tú me dejaste, me abandonaste! Desperté sin nadie, ¡ni siquiera tus amigas estuvieron ahí para ayudarme!
   -Daphne, debes haberte equivocado, ¿por qué yo te heriría?
   -Porque yo me interpuse entre él y tú. Entre ese animal que anda en dos patas, que se hace llamar humano, ¡ese maldito traidor!
   Cada vez que Daphne hablaba, la confusión crecía más y más en Bloom. No entendía por qué su hermana estaba herida, ni a qué se refería por lo de Sky, ni por qué lo insultaba de tal manera.
De clarabosswins de tumblr 
   -Daphne –murmuró-. Dime qué pasó.
   Daphne se quedó callada por varios segundos. Su rostro se volvió menos fiero y amenazador e incluso retrocedió un poco del auto. Sus ojos se firajon en algo que no estaba exactamente ahí; se desviaban a la izquierda de Bloom, como si hubiera algo en la lejanía que corría o volaba. Daphne empezó a tomar grandes bocanadas de aire, y Bloom creyó ver que sonreía.
   -¿Daphne?
   La ninfa, al escuchar la voz de su hermana, volteó en la dirección en la que ella se encontraba, sentada y con los brazos apoyados en la ventana abierta del auto, con una mirada llena de confusión. Algo cambió entonces en el interior de Daphne, y luego también lo hizo su rostro: se volvió una mueca de odio y desprecio. Se acercó al auto, y Bloom quitó los brazos de la ventana y se alejó, sorprendida.
   -¿Qué? ¿Ahora quieres que recuerde lo que me hiciste? ¿Quieres que recuerde lo que me hiciste sufrir?
   -Daphne, yo sólo...
   -¡No! ¡Me abandonaste! Cruzaste la línea muchas veces, demasiadad diría yo, ¡pero este ya es l límite! –gritó con tal furia que hiz a Bloom temblar-. ¡No quiero oírte, no quiero escuchar a lo que tienes que decir! ¡No hay explicación alguna a lo que hiciste, tú, hermana! –pronunció la palabra con desdén, pero eso no era todo. Daphne aún tenía mucho más que dejar salir luego de las heridas que había sufrido injustamente-. Te odio, ¡te odio, te odio! –gritó con todas sus fuerzas mientras las lágrimas rodaban por sus mejillas-. ¡no quiero volver a verte nunca más! ¡Aléjate de mí, vete de aquí, largo! ¡Te odio, para siempre!
(Ahora vuelve a poner "play" al video de Glee)
Why do you say goodbye?
You say goodbye, and I say hello
Hello, hello
I don’t know why you say goodbye I say hello
   -¿Dónde estoy? –pensó Bloom. Unos segundos después ella lo recordó todo. Se estremeció, pensando en las últimas palabras de Daphne: ¿de verdad ella la odiaba sólo por haberla dejado una semana? Nada cobraba sentido en su cabeza. Nada. No le encontraba lógica ni a sus visiones, ni a su vida. La única cosa que podía entender era como el auto funcionaba... No, ni eso. Estaba completamente confundida, pero espero a que Vanessa no lo notara. A decir verdad, parecía que no había pasado nada mientras Bloom se encontraba en la nada junto a su hermana herida. Era como si el tiempo parara, ¿cómo era que eso ocurría?
   Sin embargo, Bloom dejó aquellos pensamientos y preguntas a un lado y se concentró en lo que había a su alrededor para tratar de olvidar lo ocurrido.  A través de su ventana pudo observar los autos, la gente, las tiendas, las casas.
   -¿Cómo pueden soportar tener una vida así de aburrida? –se dijo a si misma de repente, pero luego sacudió la cabeza. Sus años de adolescencia en Gardenia no habían sido para nada aburridos, al contrario. Pero en esos momentos ella no estaba en el estado para recordar. Se conformo con ver la gente caminar y caminar, y caminar.
   Finalmente, ambas llegaron a la florería.  Era una lugar pequeño, pero aún así Bloom estaba segura de que Flora lo amaría si ella también hubiera venido.
   -Creo que yo sólo te ayudaré a arreglar las plantas –dijo Bloom mientras salía del auto junto con su madre-. Tú sabes, esas cosas de ayudante...
   -Si eso es lo que quieres hacer por mí no hay problema –contestó Vanessa-. ¡Vamos!
   Bloom entró en el lugar y se encontró rodeada de hermosas plantas. Habían margaritas, no-me-olvides, claveles, geranios, orquídeas, amapolas, rosas, jazmines, de todos los colores y variedades. Pero la flor que la cautivo por su belleza, fue una única y totalmente rosa.

   -Veo que te gusta esa –le dijo Vanessa al verla-. Es una azalea.
   -Una azalea –repitió Bloom lenatemente -. Es un lindo nombre. Creo que he visto muchas en Magix, pero ninguna era tan bonita como esta de aquí.
   -Sí, bueno, debo admitir que es única.
   Hubo un corto silencio. –Bueno –empezó a decir Bloom, volteando a ver a su madre adoptiva-. ¿Qué es lo que tengo que hacer?
   -Es fácil. Sólo tienes que limpiar los pétalos y hojas caídas. Y también ordenar esas plantas –apuntó a un montón de macetas a la izquierda- como tu creas mejor. Este lugar es un desorden.
   -No, no lo es- -replicó Bloom-. Flora lo hubiera amado.
   Bloom se puso a trabajar, y agarrando un recogedor y una escoba, recogió del piso todos los pétalos, hojas, y polvo. Después de acabar se dirigió al lugar que Vanessa había dicho, estaban las macetas desordenadas. No era eso, era el hecho de que estaban agrupadas y apretadas, por lo que era difícil ver los diferentes tipos de flores que se encontraban ahí. El hada separó las plantas unos cuantos centímetros y retrocedió para ver si los colores de las flores de podían distinguir ahora mejor.
   No.
   Los separó otra vez, esta vez aún más que antes y luego volvio a ver si ahora había funcionado. Continuó así hasta que todas las doce plantas sobre el pequeño mostrador finalmente se pudieron claramente. Volteó para avisarle a Vanessa que su tarea ya había sido terminada, pero se topó con una niña de unos catorce años esperando junto a la puerta. Vanessa no estaba por ninguna parte, desde donde Bloom veía.
   -Hola –saludó a la pequeña y se arodilló hasta que su cabeza se niveló con la suya, ya que ella era muy alta y la chica muy baja. Su cabello era castaño que casi parecía rubio (algo muy raro en Gardenia, según Bloom) y lo tenía en una cola de cabello. Sus ojos eran pequeños y tenía dos lunares: uno junto a su nariz y otro sobre sus labios. Viendo cuán baja era, Bloom no dudo de que la niña era molestada en la escuela por ello-. ¿Necesitas algo?
De nekomeov de tumblr
   -Sí –respondió la otra sonriente-. Quisiera comprar una flor para mi familia. Es que se acerca Navidad y a todos nosotros nos encanta la gardinería. Creo que sería un buen regalo.
   -De acuerdo. ¿Sabes qué clase de flores les gustaría a tus padres?
   -Bueno, sí. Pero no es solamente para mis padres. Es también para mi hermano menor (aunque arrancaría la flor en menos de cinco segundos), mi tía y una amiga. Pero –la chica suspiró con tristeza-, la última vez que le di una flor su hermana mayor se la quitó de sus manos y la rompió. Dijo que lo hizo por qué era alérgica.
   -¿Su hermana mayor? –preguntó Bloom, incrédula-. ¿Dices que su hermana mayor la rompió porque era alérgica?
   -Sí, como la odio. Ella siempre maltrata a Macy.
   -¿Macy? ¿Quieres decir de que tu amiga es la hermana menor de Mitzi?
   -Sí, veo que usted la conoce. ¿Cómo se llama?
   -Bloom –sonrió-. Mi nombre es Bloom.
   -Ah, entonces es la enemiga mortal de Mitzi.
   -¿Que qué?
   -Que usted es la líder y una de los miembros de las Winx.
   -Veo que conoces a nuestro grupo –comentó Bloom.
   -Sí –la niña empezó a saltar de alegría-. ¡Qué emocionante! ¡Una de las Winx me está ayudando a comprar flores! ¡Cómo se alegrará Macy! Ella me ha contado muchas veces como ustedes la salvaron de las Trix. ¡Súper!
Bloom no pudo hacer más que sonreír. Sentía que su corazón se llenaba de ternura con sólo ver a la linda niña alegrarse de tal manera. Las Winx en verdad habían traído la magia de vuelta a Gardenia—y la felicidad.
   -Dime –dijo ella-, ¿Cómo te llamas?
   -Michelle –respondió la castaña-. TAunque mis amigos (y Mitzi) me llaman Toad. Usted sabe, como ese personaje de Mario Bros. El es tierno aunque... Es molestoso ir todos los días al colegio y ser llamaba “chata” o “sapo”.
   -¿Sapo?
   -“Toad” significa “sapo”. Literalmente. También me llaman “Todachi”. Es como una mezcla de “toad” y “chibi”.
   -Oh –Bloom estaba empezando a sentir pena por Michelle. ¿Cómo era ella capaz de soportar todas las burlas que ella recibía diariamente? Si ella se sentía herida por aquel acoso, no lo mostraba. Al contrario, ella sonrería. De seguro era la alegría de ver a una de las Winx-. Bueno –dijo-. ¿Por qué no buscamos aquellas flores para tu familia?
   -Creo que ya tengo las flores necesarias en mente –comentó Michelle mientras iba de un lado a otro en la tienda observando las plantas-. Sólo espero que usted las tenga. Por cierto, ¿sabe dónde esta Vanessa?
   Antes de que Bloom pudiera pronunciar palabra alguna, Vanessa salió de una habitación pequeña (“de ahí creo que se guardan los utensilios para plantar flores y esas cosas, supongo” pensó Bloom).
   -¡Oh, Michelle, veniste! –exclamó y abrazó afectuosamente a la niña hasta alzarla del suelo. Michelle le devolvió el abrazo con igual cariño. Luego la bajó-. ¿A qué vienes hoy?
   -A comprar algunas plantas para mi familia y Macy.
   -¡Claro! Adelante –Vanessa de dirigió a Bloom-. Creo que ya te presentaste.
   -Sí –contestó la pelirroja-. Y yo creo que la conoces desde hace tiempo.
   -Sí. Ella viene casi cuatro meses al mes aquí. Ella ama las flores. ¿Michelle? –la florerista volteó a ver a la pequeña-. ¿Tengo yo todas las flores que tú quieres?
   -Sí, todas –sonrió Michelle-. Aunque... No sé qué clase de flor darle a Macy. Quiero darle algo especial. Ella es una de las personas más amables que he conocido, y confío en ella –mientras habla, sus ojos escaneaban la tienda, buscando la flor correcta. Sus ojos se posaron en una finalmente-. ¿Qué flor es esa? ¿Es esa... Una azalea?
   Todas voltearon hacia donde Michelle miraba. Y era, en efecto, la azalea.
   -¿Puedo...?
   -¡Claro! –Vanessa agarró la maceta en donde la flor estaba y se la tendió a Michelle. Para la chica, era muy pesada.
   -¿Estás bien? –preguntó Bloom.
   -Sí –dijo la otra.
   -Y dime. Michelle –empezó a decir la florerista-. ¿Para cuándo quieres darle estas plantas a tu familia y a Macy?
   -Para Navidad.
   Una expresión preocupada fue visible en el rostro de Vanessa.
   -¿Pasa algo? –preguntó Bloom, un poco confundida.
   -Michelle, faltan cuatro días para Navidad. No creo que las flores duren tanto tiempo.
   -¿Qué... Qué quiere deicr? –dijo Michelle-. Sus flores son las mejores de toda la ciudad. No puede ser.
   -Lo siento, pero no creo que sobrevivan con el frío de este invierno –dijo Vanessa con tristeza. La sonrisa de Michelle se esfumó de sus labios de repente. Bloom, observando la escena, se sintió un tanto insignifcante.
   -Yo podría hacer algo –dijo inconscientemente. La castaña alzó los ojos, y la esperanza era visible en ellos-. Podría poner un hechizo sobre las plantas para que duren un poco más. No soy Flora pero, hay que intentarlo.
   -¿Podría hacer eso? ¿No va a herir las flores?
   -Claro que no. La magia de las hadas fue hecha para hacer bien. Es la magia negra que destruye. Dáme las flores –Michelle le dio la azalea con mucho gusto y Bloom, teniendo cuidado de no dejar caer la maceta, puso su mano con la palma abierta sobre la flor rosa y esta se llenó de chispas doradas y brillos. Michelle observaba como la magia ocurría con sorpresa. De repente, pudo ver cómo la flor cambiaba: su color se volví más instenso y parecía como si esta se enderezara más y más, hasta parecer una mujer orgullosa, con la cabeza en alto. Bloom repitió el mismo proceso con todas las otras tres flores. Cuando terminó, Michelle la abrazó con cariño. Bloom sólo sonrió y acarició su cabeza dulcemente.
   -Gracias –murmuró la niña.
   -No hay de que –el abrazó que alegró tanto a Bloom terminó.
   -Vanessa –dijo Michelle mientras observaba la azalea con curiosidad-. ¿Qué es lo que la azalea significa?
   -Mayormente significa “cuídate, por mí” aunque también signifca “por ti, cualquier cosa” –respondió Vanessa. Michelle se quedó perpleja.
   -Es como si... Es como si hablara de Macy y yo –dijo lentamente-. No sé, tal vez me equivoqué, pero ella significa mucho para mí. Es mi mejor amiga. Me ha defendido tantas veces de Mitzi y los chicos molestoso del colegio. Creo que fue buena idea comprarle esta flor; le encantará.
   Luego de charlar un momento juntas, Michelle se despidió de Vanessa y Bloom.
   -Fue un gusto conocerte –le dijo, abrazándola una vez más. Bloom sentía una rara sensación cada vez que ella hacía eso. Era como si alguien... En verdad la amara, y lo expresara. Tales cosas, pensaba ella, no había entre ella y Daphne-. Adiós Vanessa –la abrazó y luego se dirigió a la puerte. Fue ahí cuando Bloom sintió que necesitaba decir lo que tenía que decir.
   -Michelle –llamó.
   La castaña volteó. -¿Sí?
   -No dejes que nadie te molesten, ¿entendiste? Si no quieres que te llamen “Toad”, diles, no tengas miedo. Si Mitzi llega a molestarte otra vez, enfréntala. Yo la conozco desde que tengo unos diez, y ama insultar a la gente débil. No te dejes vencer. Y si ella le quita la azalea de las manos de Macy, ve a la casa de Vanessa y dime, yo estaré ahí en Navidad e iré personalmente hacia donde Mitzi a darle una lección en palabras.
   Al oír las últimas seis palabras, una sonrisa se formó en los labios de Michelle, aunque las otras palabras de Bloom también la alegraron más que el descubrimiento de un ticket a Disneyland. Asintió con la cabeza y salió corriendo, el discurso de Bloom habiéndola animado.
   -Bueno, y ese fue sólo el primer cliente –comentó Vanessa con los brazos cruzados-. Va a ser un largo día.
   Bloom no dijo palabra alguna. Bajó la cabeza y miró al suelo, con una sonrisa en su rostro y sus ojos brillando.
Súper largo! Perdónenme. Me dejé llevar. Ahora necesito un poco de ayuda: quieren que Bloom le de una lección a Mitzi? Sería divertido escribirlo, jaja.
Fun Fact: Michelle está basada en una compañera de salón que se sienta frente a mí. Deseo ser su amiga, pero soy recontra burra al entablar una conversación. Japonés! (pero ella no sufre nada de bullying, eso lo inventé para la historia xD)
Siguiente: ¿Cómo Sonreír Sin Ella?
Proximamente! xD 

7 comentarios:

WinxClubShines -Bloom at: 14 de junio de 2014, 21:25 dijo...

QUE CAPÍTULO MEGAN, ME MATAS!!
No, enserio, la parte de Bloom y Daphne casi hace que me caiga de la silla XD (okno)
Tiene que ser simpática tu 'futura amiga' Michelle ^^ Puedes probar a hablar con ella, a ver si te entiende, por probar... XD
¡Siguiente pronto pls! ;-)

Megan12450 at: 15 de junio de 2014, 3:12 dijo...

NO!! NI QUE TUVIERA PISTOLA!! lol
En serio? No creí que te... Sorprendería. Jeje...
Bueno, sí, es un tanto simpática y loca. En realidad ya hemos ido juntas a comprar cuadernos y lápices una vez, e incluso fuimos al parque. Pero parece que se le olvidó de repente xD
Continuaré! .-./

Daniela Vasquez at: 15 de junio de 2014, 15:57 dijo...

Genial amo tu nove. La amo la amo. Eres genial... espero tu proximo capi con ansias
Besos♥

WinxClubShines -Bloom at: 15 de junio de 2014, 16:13 dijo...

Loca?? Lol
Bueno, por algo se empieza, no? XD

Anónimo at: 16 de junio de 2014, 2:15 dijo...

Tiene razón Bloom, por algo se empieza... Que genial cap!!
FloraFlower

Megan12450 at: 18 de junio de 2014, 8:16 dijo...

Gracias! <3

Megan12450 at: 18 de junio de 2014, 8:17 dijo...

@WinxCubShines -Bloom: Jaja, sí, media loca xD
@FloraFlower: Gracias! Y bueno... Es medio difícil ser amigo de alguien que habla un idioma que tú no, entiendes? :3

Publicar un comentario

Translate

Seguidores

Seguir por Email

Vistas en total

Mis blogs